Antes de inscribirte en alguna carrera o posgrado averigua quiénes son los maestros, dicen expertos; en Chile existe un observatorio que genera información para medir y comparar a las universidades.

Por: Ivonne Vargas

CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión.com) — Entre 1991 y 2009 el número de estudiantes que se han incorporaron a universidades públicas se duplicó, mientras que en las privadas se cuadruplicó, al crecer de 250,00 a casi un millón de alumnos, de acuerdo con datos de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Eso significa que en los últimos años el número de escuelas particulares creció a tasas de entre 4.5% y 5%; al cierre de 2009 se tenía registro de unas 1,600 instituciones, refiere la SEP.

Ante la crisis laboral, la pregunta es ¿qué demandar de una universidad para garantizar la calidad de su oferta? Lo primero es la “la trascendencia”, que se enseñe a solucionar problemas que presentan las empresas, no a través de métodos pedagógicos tradicionales, sino que incluya soluciones muy interactivas, donde el estudiante domine medios tecnológicos, comentó el especialista en educación del Banco Mundial (BM), Jamil Salmi. Hay que evaluar el desempeño de los profesores. No es fundamental que tengan numerosas horas de investigación en el extranjero, pero sí es vital lascontribuciones que hayan hecho a la solución de problemas en alguna compañía. Deben formar parte o haber estado en una organización y su experiencia integrarla a la enseñanza.

Para el autor del libro El desafío de crear universidades de rango mundial, una institución que ostenta esa clasificación de excelencia debe concentrar talento. Es decir, necesitas fijarte que cuente con profesores que además de formar alumnos contribuyan a la investigación científica y den soluciones innovadoras a la sociedad y a las empresas.

En México falta fortalecer la plataforma que retroalimente al estudiante sobre qué tipo de empresas y sectores ofrecen mejores expectativas. Una buena referencia es lo que tiene Chile, con un observatorio donde hay estudios e información muy detallada sobre lo que va pasando en el mercado laboral, en cada disciplina de estudio y con sus egresados, añade el especialista.

El experto expresa que los posgrados ayudan a las compañías, pero sobre todo, da un fuerte valor agregado al profesionista. Con esos estudios “la gente va más decidida a cambiar las cosas, a hacerlas diferentes. Aprende que hay otras formas de desarrollar productos y ofrecer servicios, además de apreciar más el valor del capital humano”, apunta Salmi.

Para el experto del Banco Mundial, una fuerte tendencia en las universidades es que apuesten por entrenar a los jóvenes en las nuevas formas de microempresa, las cuales les ofrecen nuevas maneras de competir y desarrollarse.

Al respecto, la directora de las Maestrías en Negocios (Executive MBA) del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), Gabriela Ávalos, expresa que un indicador importante en los MBA son los cursos de innovación y desarrollo de negocios, donde el alumno tiene que presentar un proyecto final, en el cual además de ubicarse en el contexto mundial y nacional, deben hacer su plan de carrera, decidir hacia dónde van a crecer laboralmente hablando.

“Hace algunas décadas lo típico era que los ejecutivos tenían una carrera profesional, donde una serie de conocimientos y pasos les garantizaban un posicionamiento jerárquico al cual sabían que podía aspirar. Estos planes de carrera tradicional son cada vez menos en la actualidad, y ahora tú tienes que decidir a dónde quieres ir y lo que tienes que conseguir”, dice la especialista.

Fuente: CNNexpansion.com

Visto en: MbaExecutive

https://guiadeposgrados.wordpress.com/

Notas relacionadas:

Nuevo MBA bilingüe

Estudiar un posgrado: El nuevo perfil profesional

Ranking MBA: ¿Qué hacer para ubicarse en el top 10?

El MBA Online de IE lidera el ranking de The Economist

Consejos para elegir mejor un MBA